53 formas para no cometer errores siendo un blogger Freelance (I)

¿Que pasa cuando nos hemos especializado lo suficientemente bien para trabajar como redactores digitales? Si ya dominamos diferentes técnicas en cuanto a la redacción de contenidos y también, al posicionamiento de un sitio web cualquiera que se nos encargue trabajar, entonces quizá sea buena idea empezar a «hacerlo bien»; en el blog de Factoría Digital hemos dedicado una gran cantidad de tiempo y espacio a tratar de enumerar las distintas formas que existen para poder hacer crecer un blog de WordPress o a una tienda en Prestashop, algo que podría estar catalogándonos como unos profesionales en cuanto al posicionamiento web y también, a gestores de contenido.

Si ya hemos dominado las diferentes técnicas de redacción y también, el uso de determinados plugins que pueden ser nuestro apoyo a la hora de hacer crecer un blog específico, entonces quizá sea hora de empezar a plantearnos trabajar como «redactores independientes» (freelance) y así, obtener un rédito económico considerablemente bueno. Ahora bien, existe una gran cantidad de blogueros que lastimosamente no saben manejar adecuadamente determinados parámetros en cuanto al costo-beneficio de sus propuestas, algo que intentaremos describir en el presente artículo con 53 errores y aciertos que podríamos estar cometiendo en un momento indeterminado.

Aplicando psicología inversa para ser buenos y mejores redactores digitales

Pudo haber existido un momento en tu vida profesional en el que no necesitaste recomendaciones para poder crecer en tu negocio como redactor digital, algo que es digno de ser felicitado ya que ello se consigue únicamente con un trabajo arduo, responsable y por supuesto, con contenidos interesantes y originales. Pero si has notado que de la noche a la mañana la afluencia de clientes llega a bajar rotundamente, ello quizá tenga una explicación que posiblemente, no le estés llegando a tomar en cuenta en su debido momento.

Hay quien sugiere, que con tanto trabajo que pudiste haber tenido en un momento determinado, no te diste cuenta de lo que estaba por pasar, pues si antes no había tiempo para ello ahora tienes más de el mismo, para poder analizar lo que has dejado pasar en los últimos días y meses.

Hemos sugerido que vamos a analizar unos cuantos aspectos aplicando la «psicología inversa», lo cual quiere decir, que en base a los errores que pudieron haber cometido determinados blogueros, son los aciertos los que deberías de empezar a realizar, no siguiendo por el mismo camino que ellos. Al ser 53 aspectos que trataremos en este blog, los mismos están distribuidos en varias categorías, mismas que vienen a ser los siguientes:

  • Tasas pago.
  • Clientes.
  • Plazos.
  • Negocios.
  • Comunicación.
  • Trabajo.
  • Gestión.
  • Comercialización.

Debido a ello, puedes sentirte en la comodidad de saltar hacia cualquiera de dichas áreas de trabajo con el que te sientas cómodo, o aquel en el que pudieses estar pasando en este mismo momento, ello mediante el índice temático propuesto en la parte superior de éste manual en línea.

Tasas o valores de cobro

1. ¿Acaso no cobras lo suficiente por tu trabajo?

Quienes se dedican a trabajar de forma independiente como blogueros quizá puedan encontrarse en este tipo de situaciones, en donde ya se ha establecido por regla un costo que se debería de cobrar a quien desea que le ayudemos con la «gestión de contenidos». A pesar de que hoy en día estos valores ya están definidos casi de forma estandarizada, siempre van a existir unos cuantos regateos por parte de quien nos vaya a contratar para su blog o tienda online.

Lo que para nosotros puede ser un valor considerablemente bajo para cobrar al cliente final, para el mismo en cambio esta situación podría ser demasiado costosa. Este podría ser considerado como uno de los primeros errores a cometer por parte de quien se considera un bloguero, pues el mismo quizá esta enfocando su atención a un cliente equivocado, es decir, ha quien no está valorando el trabajo que estás por realizar.

Una manera rápida de reconocer lo que está pasando en este momento con nosotros como blogueros profesionales, es realizarnos las siguientes preguntas:

  • ¿Tienes espacio para nuevos clientes?
  • ¿Tienes espacio para tu propia vida?
  • ¿Haces absolutamente todo lo que te solicitan tus clientes?
  • ¿Puedes cumplir con todos los plazos para terminar un trabajo de forma cómoda?
  • ¿Tus ingresos económicos sirven para pagar las cuentas pendientes?

Con estas sencillas preguntas que te hemos formulado y que seguramente vas a responder de forma honesta y consciente, ya podrás tener una ligera idea de lo que está pasando en tu vida; por ejemplo, si han respondido con un «NO» a unas cuantas preguntas, ello representaría que estas trabajando con una carga considerablemente aceptable; pero en cambio, si el «NO» ha sido para todas las preguntas, ello quiere decir que definitivamente «no estás cobrando lo suficiente» para llevar una vida cómoda como bloguero profesional.

2. Dejas que tus clientes definan la tarifa a pagar

Tal y como lo sugerimos en párrafos anteriores, estamos intentando dar a conocer al lector (bloguero) por medio de una psicología inversa lo que no debe de hacer a la hora de trabajar en este ámbito en un blog o en una tienda online.

Sobre este aspecto que trataremos ahora, debemos decir que los clientes quizá no sepan cuánto trabajo es lo que vamos a hacer para su sitio web o blog, desconociendo también cuanto tiempo nos ha tomado a nosotros profesionalizarnos en el medio en el que ahora nos desarrollamos y que por consiguiente, nos califica como profesionales para realizar el trabajo que nos sugieren hacer.

Esta situación en realidad no les llega a importar absolutamente en nada ha quien está buscando un bloguero, pues a ellos lo único que les interesará es tener que «pagar cada vez menos» por un trabajo más arduo y eficaz. Es por tanto, que un empresario o cualquier otro ejecutivo podría llegar a sugerirte lo que ellos están dispuestos a pagarte, no debiendo aceptar dicha propuesta en primera instancia sin ser analizada profunda y metódicamente. Por ejemplo, si se te encarga realizar diferente tipo de contenidos para un blog de tecnología, debes averiguar previamente si ello involucrará tener que hacer una redacción, el número de palabras, las imágenes, si necesitas crear videos tutoriales propios, la cantidad de contenidos diariamente para realizar entre otros cuantos aspectos más.

Esto lo hemos mencionado debido a que un bloguero podría dedicarse única y exclusivamente para redactar una gran cantidad de artículos, lo cual tiene un precio justo de pago; en el mismo no se debería de contemplar otros trabajos extras tales como la elaboración de video tutoriales, pues ello viene a ser algo adicional que también tiene que ser facturado.

Por tal motivo, jamás en la vida llegues a sugerir al cliente «cuanto tiene de presupuesto para pagar por el proyecto que nos quieren delegar» sino más bien, debes ser coherente con la tarifa que hoy en día es estándar, y que de alguna manera define la calidad de trabajo que estás ofreciendo.

3. El bloguero no ha definido un valor mínimo aceptable para cobrar por sus servicios

Lo peor que puede llegar a ocurrir es esta situación, es decir, que un bloguero no tenga una tabla definida de los precios que debería estar cobrando por su trabajo en la gestión de contenido; si esto llega a ocurrir con seguridad que estaríamos hablando de un bloguero minimalista, situación que la habíamos analizado en un artículo anterior.

Es allí en donde un cliente puede llegar a abusar de este trabajo, pues si el bloguero no ha definido un valor mínimo de cobro, el cliente simplemente ofrecerá lo que el desee (no lo que él pueda) para conseguir mano de obra barata; si en un momento determinado el «cliente» te ha llegado a preguntar sobre el costo de una cantidad determinada de post para su blog de WordPress, debes empezar a analizar los parámetros que mencionamos anteriormente, es decir, si los mismos constarán de una o varias fotografías, una extensión larga o corta de palabras, la inserción de videos sugeridos por ellos o realizados por ti entre otras cuantas alternativas más.

4. ¿Es conveniente realizar un cobro por hora?

Muchas personas llegan a realizar este tipo de alternativa a la hora de cobrar por un trabajo o servicio especializado, situación que se ha llegado a generalizar en diferentes partes del mundo aunque, todo depende del tipo de proyecto en el cual nos vayamos involucrar.

Por ejemplo, si nos han delegado trabajar como «gestores de contenidos» en una cantidad exorbitante de artículos (unos 5000 o 10.000 con una temática específica), allí sería una buena idea tratar de ofrecer como alternativa de pago, «un trabajo por hora«; esta situación se la llega a realizar debido a la masificación de posts que tuviésemos que redactar, pues debido al volumen siempre es necesario tratar de realizar un pequeño descuento y más aún, cuando el mismo puede representar un rédito económico considerablemente alto.

Ahora bien, si somos demasiado diestros a la hora de redactar estos 10.000 artículos para un blog específico de WordPress y hemos decidido trabajar bajo la modalidad de «cobro por hora», si terminamos antes del tiempo estimado entonces estaríamos perdiendo más del dinero proyectado. Es en ese momento cuando debemos de realizar un pequeño análisis comparativo, pues si ya tenemos un costo por post, el mismo deberíamos de multiplicar por el volumen sugerido y de allí realizar un pequeño descuento del 10 o 20% según sea el margen de ganancia que deseemos tener. Del valor resultante deberemos definir cuantas horas son las que dedicaremos a este proyecto y luego de ello, definir el valor que se cobrará «por hora de trabajo» a nuestro cliente.

5. ¿Cuando revisaste por última vez tus precios a cobrar?

Debes tomar en cuenta que todo en la vida tiene una tendencia a la «alta», situación que seguramente la sabrás apreciar cuando tengas que pagar los servicios básicos que consumes en tu hogar u oficina. Si los mismos los llegas a analizar en este momento y los comparas con los que pagabas hace unos 2 o 3 años atrás, podrás notar un porcentaje de aumento que quizá fue imperceptible para ti.

La misma situación tiene que ser aplicada a tu trabajo, es decir, que debes tratar de revisar los precios para dar una pequeña subida por la misma situación económica que llegamos a vivir hoy en día en diferentes partes del mundo. Por tal motivo, ¿cuando revisaste por última vez los precios que cobras por estos tus servicios? Si ello fue hace una semana podríamos decir, que la incidencia no fluctuará en gran manera. Pero si estos precios no han llegado a variar desde hace unos 2 años atrás (o quizá mucho más), entonces simplemente estás perdiendo dinero debido a que tus competidores, están cobrando mucho más de lo que actualmente lo haces tú.

Clientes

6. El gran problema de no poder decir que «NO»

Por increíble que pueda parecer, a una gran cantidad de personas les llega a suceder esta situación, es decir, que la palabra «NO» es muy difícil de ser pronunciada por determinadas circunstancias que quizá estemos pasando en ese momento. Una de ellas puede ser la crisis económica de nuestra persona o familia, mientras que otra, el «simple recelo» de ser francos y sinceros ante nuestro cliente.

Como blogueros autónomos e independientes esta palabra suele ser prohibida para muchos, aceptando cualquier tipo de trabajo que posteriormente puede causarnos un estress inmensamente grande debido a la gran responsabilidad que el mismo involucra. Por tal motivo, si en un momento determinado llegas a «presentir» que algo no está bien, sin más preámbulos utiliza la palabra «NO» acompañada de cualquier otra frase alusiva; muy fácilmente podrías llegar a decir a tu cliente «no lo puedo hacer» debido al costo demasiado bajo que se te propone o simplemente, porque no tienes tiempo para regalar.

Un bloguero que pueda llegar a responder que «SI» ante una propuesta económica barata por sus servicios, simplemente esta tratando de demostrar que a él «no le hace falta dinero»; sin importar la necedad que pueda llegar a tener este cliente a la hora de querer contratar tus servicios, intenta mantener el «NO» al filo de tu lengua, pues quien sabe si muy pronto tendrás otra oportunidad de trabajo en donde se te pague mucho más y que quizá la desperdicies, al haber aceptado otra que simplemente no te deja tiempo para poder realizarlo.

7. Enfocar nuestra atención a clientes preferidos

Como «clientes preferidos» estamos tratando de hacer referencia a aquellos con los cuales podríamos tener una mejor «química» a la hora de trabajar en un proyecto específico. Ello involucra una gran cantidad de aspectos, siendo los más importantes aquellos en los cuales la temática o el trabajo encomendado, es compatible con nuestros conocimientos y habilidades. Pero ¿estamos seguros que vamos a cumplir con estos clientes preferidos?

Si hemos logrado captar la atención de empresas o instituciones y las mismas, nos han ofrecido desarrollar un proyecto específico entonces deberíamos estar contentos por realizarlo; lastimosamente si llegamos a fallar a estos «clientes preferidos» tendremos una gran cantidad de problemas que nos desprestigiarán enormemente, habiendo sido preferible no empezar a trabajar en su proyecto desde el inicio. Si llegamos a fallar en este sentido con nuestros «clientes preferidos», ellos simplemente no nos llegarán a pagar lo que hemos propuesto para el desarrollo del proyecto, aunque en el mejor de los casos, el pago podría llegar a demorar algo de tiempo.

8. ¿Sabes cómo tratar a un cliente descontento?

Muchos blogueros quizá pudiesen decir que «NO», siendo este un gran problema dado que ello podría representar la pérdida de nuestro cheque o también, horas extras de trabajo hasta que este cliente, se encuentre completamente satisfecho.

Como blogueros independientes debemos tomar en cuenta que el cliente va a querer tener resultados en poco tiempo, situación que generalmente no se suele llegar a dar debido a que siempre se requiere de algo de tiempo para que exista un buen posicionamiento, ello si estamos hablando en este momento de un blog de WordPress o de una tienda online basada en Prestashop. Ser blogueros expertos y profesionales no quiere decir que seamos una «varita mágica» que pueda llevar hasta lo más alto a una empresa o un blog de WordPress. Entonces, si nos hemos encontrado con un cliente insatisfecho que a cada instante critica el trabajo que hemos realizado y que además de ello, nos sugiere que no tenemos «ética» en el desarrollo del mismo, debemos «aprender a manejar la crítica» de manera inteligente. Por ejemplo, bien podríamos sugerir a nuestro «cliente» que se requiere de un tiempo de posicionamiento que viene a ser un proceso, situación que también la mencionarán a otros cuantos blogueros más e inclusive, medios de comunicación que pudiesen estar colocando en su «grilla de programación» algún video promocional de sus servicios.

Si nuestras explicaciones son coherentes, inteligentes y oportunas, el cliente sabrá aceptar a las mismas y por tanto, seguirá trabajando con nosotros hasta que el proyecto salga adelante; bajo ningún sentido debes quedarte callado ni asentir con la cabeza a todo lo que él dice, pues ello simplemente es una denotación de inseguridad por lo que has ofrecido en tu trabajo como bloguero.

9. Crees firmemente que «el cliente tiene la razón»

Esta es una frase que se la ha venido manteniendo durante mucho tiempo y en diferentes entornos de trabajo, aunque especialmente en lugares en donde se comercializan diferente tipo de productos; cuando un cliente llega a una tienda especializada a comprar un artículo, el mismo cree saber absolutamente todo del mismo, empezando a realizar determinados comentarios al «dependiente», a los que éste último, siempre asiente con la cabeza diciendo dentro de sí que «el cliente tiene la razón».

Hablando específicamente de un bloguero profesional, si al mismo se le ha encargado un trabajo para realizar dentro de un proyecto, desde el inicio se debería de hacer un análisis profundo de lo que propone el cliente para que nosotros lo ejecutemos. Si estamos de acuerdo en todo lo que el cliente ha dicho y propuesto y el proyecto posteriormente fracasa, la culpa podría ser considerada como un problema compartido, pues ambos se dedicaron a defender este proyecto «a capa y espada».

Ahora bien, si en un inicio te diste cuenta que algo estaba mal, este aspecto tenías que habérselo comentado al cliente para que sea él el único responsable de los resultados posteriores. Si el proyecto sale bien tendrás que felicitar al cliente gestor del mismo, aunque si algo sale mal, simplemente tendrías que comentarle que «se lo advertiste». Bajo esta situación, casi podríamos asegurar que el «cliente no tiene la razón» debido a que el acudió a nosotros sabiendo de nuestro prestigio y reputación, lo cual quiere decir, que simplemente confió en lo que nosotros sabemos «hacer bien» y más no en lo que este cliente pudo haber hecho por sí solo.

10. Ya no tomar en cuenta a tus antiguos clientes

Este viene a ser un aspecto que generalmente lo llegan a adoptar blogueros independientes cuando han crecido lo suficientemente alto y piensan, que no necesitan a los antiguos clientes con los que trabajó en un inicio. La única vía de contacto que mantienen con ellos es por medio de un correo electrónico o un mensaje SMS al teléfono móvil.

Esta situación no debería de darse de tal manera, pues nunca se sabe si vamos a necesitar trabajar nuevamente con ellos, siendo necesario por tanto, el seguir con una comunicación activa en donde siempre estemos mencionando nuestra especialización y profesionalización en el trabajo de blogueros para un blog de WordPress o administradores en una tienda online con Prestashop. De esta manera, estos antiguos clientes sabrán que estamos siempre progresando y especializándonos en este entorno de trabajo, por lo que terminarán contratándonos nuevamente debido a que «más vale malo conocido, que bueno por conocer» según reza un viejo adagio, aunque si siguen nuestra trayectoria de trabajo observarán que ahora el mismo, es mucho mejor que las propuestas anteriores que eran también de nuestra autoría.

11. Siempre estar disponibles para nuestros clientes

¿Que pensarías si en un momento determinado nos encontramos disfrutando de una buena película o una cena romántica y de pronto, suena el teléfono móvil y atendemos inmediatamente esta llamada que para nosotros, puede ser una opción de trabajo?

1000 disculpas por haber colocado esta pregunta en 3 líneas, aunque la misma era necesaria para tratar de mostrar la situación que suele presentarse en algunas personas cuando no se han llegado a valorar como profesionales. Si nuestro cliente llega a notar que hemos contestado inmediatamente el teléfono móvil y con ello, nos hemos apresurado a tratar de ir a una cita en ese mismo momento con ellos, entonces nosotros quedaremos como un profesional desesperado que no tiene trabajo y que decide realizar en ese mismo momento, cualquier tarea que se nos quiera delegar.

Ello no quiere decir que debamos dejar de contestar el teléfono móvil, pues eso simplemente puede involucrar a una mala educación de nuestra parte; pero si debemos hacer respetar el tiempo con el que contamos para nuestras actividades diarias, lo cual involucra tanto a tareas personales como a responsabilidades propias con las que nos hemos involucrado. Asumiendo el ejemplo que comentamos anteriormente, si alguien nos llega a llamar y contestamos en ese momento, deberemos de tratar de agendar una cita para los próximos días y no para el siguiente y peor aún, para ese mismo instante.

12. Recuerdas un cliente… Pero no a quien te lo recomendó

Si nos hemos hecho populares debido al buen trabajo que hemos realizado como blogueros independientes entonces tendremos una hoja de vida amplia que seguramente, muchos sabrán apreciar a la hora de querer contratarnos para otro proyecto específico. Ahora bien, si alguien nos llegó a recomendar una o varias empresas para que trabajemos con ellas, más que recordar a las mismas deberíamos de tener en mente, a la persona que nos sirvió de «punto de contacto» con dicha empresa.

Ello se debe a que estas personas suelen cambiar de trabajo de una manera frecuente, lo cual sugiere, que si en un momento determinado nos recomendaron con una empresa específica, en otro instante diferente podrían hacer lo mismo con otra a la cual prestan sus servicios. Por tal motivo, siempre es necesario tratar de conocer el nombre de este «contacto» y también, la información del mismo para tratar de comunicarnos con ellos de forma correcta cuando se nos solicite para un proyecto similar al que se nos recomendó anteriormente.

13. Educar a nuestros clientes por el trabajo realizado

¿Que te parecería realizar un post extenso para el blog de WordPress de un cliente? Si este artículo llega a contemplar unas 1000, 2000 o 3000 palabras con seguridad que te sentirás completamente satisfecho, ya que un documento de tal dimensión no es fácil estructurarlo y peor aún, mantenerlo coherente. La situación podría ser completamente diferente si el jefe o quien te contrato, no llega a valorar lo que hemos llegado a realizar en dicho momento.

Es ese instante en el que te podrías llegar a sentir menospreciado, ya que este «cliente» con seguridad que va a realizar una gran cantidad de críticas que de alguna manera, le ofrezcan una mala calidad del contenido de tu artículo. Si ello te llegase a ocurrir debes tratar de «educar a tu cliente» mencionándole que el trabajo realizado además de ser largo y extenso, ha requerido de una gran investigación de mercado. También podrías sugerir como información adicional a este «cliente», que es mejor tener artículos (todos) considerablemente largos y completos antes que algunos cortos que únicamente ofrezcan una ligera idea de un producto o servicio específico.

Plazos

14. No respetar el plazo para concluir un proyecto

De manera directa debemos mencionar, que el plazo mencionado para la conclusión de un proyecto específico tiene que ser respetado; este plazo no viene a ser una sugerencia ni tampoco una fecha tentativa en la que podríamos llegar a completar este proyecto, debiendo ser por tanto, un poco cuidadosos a la hora de aceptar el trato o no.

Pueden existir una gran cantidad de aspectos que demoren la ejecución y por supuesto, la terminación del proyecto, algo que debes tomar en cuenta para pedir algo de prórroga adicional a tu cliente. Nunca sabes si en un momento determinado vas a sufrir de un resfriado o cualquier otra enfermedad, el daño a tu ordenador con el que trabajas diariamente publicando posts y en el peor de los casos, que llegues a pasar una situación sentimental o una «calamidad doméstica» que te impida cumplir con dichos plazos. Por tal motivo, si en un momento determinado te han llegado a sugerir que termines un lote de post para un blog de WordPress (supongamos unos 10.000 artículos) en 3 meses, entonces deberías de rechazar este tiempo y solicitar un plazo mayor para no quedar mal ni con el cliente ni contigo mismo.

15. Un bloguero no utiliza calendario para sus proyectos

Como blogueros independientes freelance, quizá sea momento de que empecemos a estructurar un pequeño calendario de cada uno de los trabajos y proyectos que realizamos a diario. Ello nos servirá para que concluyamos a tiempo todo lo que nos hemos propuesto realizar.

Se nos han encargado realizar un número determinado de post de un blog específico de WordPress, entonces deberíamos de empezar a estructurar dicho número distribuidos durante todo el mes de forma equitativa. Bien podríamos escribir unos días más y otros días menos, ello para dedicar algo de espacio para otros proyectos y también, para nuestra vida misma. La integración de un calendario para poder llevar una buena organización de las publicaciones en diferentes blogs de WordPress es algo muy fácil que podríamos realizar en un simple cuaderno de papel e inclusive, utilizando a un plugin especializado para la plataforma, algo de lo cual inclusive comentamos en su respectivo momento.

¿Por qué llevar un calendario de acciones para nuestro trabajo? Si llevamos un buen orden para cada uno de los trabajos que vayamos a realizar, el mismo representará que estamos cumpliendo con un objetivo planeado para ser concretado mes a mes. Recordemos que un bloguero que también viene a ser un profesional independiente freelance define por sí solo, cuanto es lo que quiere ganar cada mes. Dicho de otra manera, si trabajamos más ganaremos más y si hacemos menos, lastimosamente ganaremos poco.

Negocio

16. Nunca has invertido en un negocio propio

Hablar de un «negocio propio» para un bloguero que trabaje en WordPress o en cualquier otra plataforma similar, no necesariamente tiene que hacer referencia a una «gran empresa» sino más bien, a un trabajo profesional que lo realizaremos de forma efectiva mes a mes. Pero si hemos sugerido a la palabra «inversión» para este negocio propio que es el nuestro, la situación podría llegar a cambiar ya que ello involucra a unos cuantos elementos que debemos adquirir para que nuestro trabajo sea mejor aún.

No es necesario que alquilemos una oficina y que contratemos a una secretaria que pueda atender a nuestros clientes, pues ello simplemente involucrará una gran cantidad de dinero que quizá no estemos en posibilidad de cubrir. Lo que si podemos hacer, es invertir en algunos libros, literatura especializada que involucre principalmente, la profesionalización de nuestros conocimientos y también, la alimentación de las temáticas que generalmente tratamos en los post de WordPress en los que trabajamos a diario.

Como literatura especializada, bien podríamos adquirir a un libro convencional así como también, a los libros electrónicos, habiendo de estos últimos una gran cantidad en la Internet y completamente gratis, siendo nosotros los que deberemos actuar como un filtro a la hora de seleccionar los correctos y adecuados; habrá un instante determinado en el que necesitaremos comprar alguno de estos libros electrónicos, situación que vale la pena «invertir» debido a que nuestro trabajo, en realidad viene a ser nuestro «negocio».

17. Le tengo miedo a los contratos

Si bien es cierto que un «contrato de servicios profesionales» puede ser algo aterrador para muchas personas, en realidad el mismo no involucra un riesgo grande si sabemos «a lo que nos metemos»; si nos hemos especializado en este mundo del blogging entonces no deberíamos tener miedo absolutamente en nada, pues esta profesionalización involucrará principalmente que:

  • Tengamos un buen nivel de redacción.
  • Estemos especializados en posicionamiento seo.
  • Sepamos manejar correctamente palabras clave.
  • Manejo correcto y adecuado de imágenes y vídeos dentro de un post de WordPress.
  • Evitar la redundancia en artículos extensos.
  • Conocer perfectamente bien la temática para un blog de WordPress.

Estos vienen a ser los aspectos básicos que deben estar formando parte de nuestro conocimiento como blogueros en WordPress, ahora bien, si alguien te propone realizar un contrato de servicios deberías de aceptarlo en primera instancia, aunque siempre tomando en cuenta los «términos» del mismo; así por ejemplo, en el contrato deberían estar presentes los siguientes aspectos:

  • Nombre del cliente y del bloguero.
  • El número de post que se sugiere redactar.
  • El tiempo y plazo máximo para poder entregar todo el trabajo completo.
  • Pago por post y pago por el proyecto perfectamente bien definido.
  • Cláusulas en caso de la ruptura del contrato.

Tal y como se puede apreciar, estos aspectos son los más importantes a tomar en cuenta como términos de un contrato; si aún sigues confundido con la propuesta que te llegue a realizar un cliente a la hora de formalizar uno de estos «contratos de servicios profesionales», lo ideal es que puedas presentar un borrador del mismo ante algún abogado, el cual bien podría ser un amigo cercano tuyo para que no tengas que pagar un dinero adicional que quizá, tengas que colocar como un costo extra en los valores que facturaras por el proyecto.

18. No llevar un calendario de pagos

¿Como sabes cuánto ganas al mes con tus posts en un blog de WordPress? A muchas personas les puede llegar a pasar esta situación, y es que si alguien se dedica solamente a escribir a diario lo único que el tiempo le pueda ofrecer, las grandes sorpresas y quizá malas noticias se las encuentre al final del mes.

Por tal motivo, es conveniente tratar de llevar un pequeño calendario de todos los artículos que estamos publicando a diario, mismo que posteriormente se reflejará en «nuestro rol de pagos»; adoptar esta medida es una buena cultura para ejecutar siempre, ya que con ello sabremos el número exacto de la cantidad de artículos que estamos publicando y con ello, la remuneración que estamos recibiendo de quienes nos han ofrecido un proyecto específico para sus respectivos sitios web.

Otra situación que debes tomar en cuenta dentro de este «calendario de pagos», es la fecha en que se llega a concretar los mismos; si bien es cierto que existen muchas personas que generalmente suelen recibir sus respectivos pagos cada quincena, hay otro momento en el cual este pago se lo realiza a inicios del siguiente mes de haber trabajado publicando los post en un blog de WordPress. Si ya tenemos bien definidos los pagos y sus respectivas fechas, este dato nos servirá para tener bien hechas las «cuentas» de los pagos que en cambio nosotros deberemos realizar por los servicios básicos que hemos contratado para nuestro hogar u oficina.

En los 18 primeros consejos que hemos mencionado en el presente artículo, intentamos dar a conocer lo que generalmente llega a pensar un bloguero independiente (freelance) que a pesar de haber trabajado arduamente en lo que más le gusta, no ha llegado a crecer como lo hubiese deseado desde un inicio. Hemos sugerido con el titular, que trataremos a 53 aspectos específicamente, los cuales están bien distribuidos en distintas categorías y a las cuales, el lector puede llegar directamente mediante el menú que siempre está presente en la parte inicial de cada uno de los artículos a los que hemos hecho referencia, ello a manera de un pequeño índice de contenido.

Debido a la extensión con la que llegaría a contar un sólo artículo al desear tratar estos 53 aspectos de forma unificada, estimamos que dicha cantidad llegará a cubrir aproximadamente unos 4 capítulos en total, mismos que los iremos publicando de manera secuencial y alternada en lo que va de la presente semana.

Sigue en: 53 formas para no cometer errorres siendo un blogger Freelance (II)

Puntuación de los visitantes, si te ha sido util danos estrellas 😉
[0 sobre 0 votos]
Auditoría Web gratisSolicitar ayuda técnica
(Visited 69 times, 1 visits today)

Publicado por

Rodrigo Iván Pacheco

He trabajado con Wordpress durante largos años, conociendo cada uno de sus trucos en las varias versiones desarrolladas. Dar a conocer éstos trucos mediante videos y posts, es un orgullo para que muchos, puedan aplicarlos a sus respectivos blogs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FactoriaDigital te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por FactoriaDigitalCom Soluciones Internet S.L.U. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en privacidad@factoriadigital.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Notificarme los nuevos comentarios por correo electrónico. También puedes suscribirte sin comentar.